Siembran 54 mil árboles por construcción de megavía Neiva-Girardot

1252

Una compensación de 54.285 árboles deberá cumplir el constructor de la vía de Cuarta Generación Neiva-Girardot, que ya inició, en el tramo El Triángulo, junto al antiguo puente Santander-El Juncal- y el peaje Los Cauchos, en la carretera al sur del Huila, por la afectación a parte de la naturaleza existente.

Así lo obliga la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena, Cam, al concesionario Autovía en el permiso de aprovechamiento forestal que solicitó la compañía para la construcción del mencionado trayecto, el cual ya fue otorgado.

Con la siembra y el mantenimiento de los palos se resarcirá el impacto de 2.352 árboles que serán aprovechados por la construcción de la obra, comprendidos en una distancia de 21 kilómetros.

De acuerdo con Carlos Alberto Cuéllar, director de la Corporación, más del 80 por ciento  de los árboles que serán talados corresponden a diámetros a la altura de pecho, inferiores a los 50 centímetros.

“En el marco del aprovechamiento forestal que se ha solicitado, la Corporación impondrá compensaciones que supera la proporción. Por cada árbol afectado se deberán sembrar 21 nuevos. Es decir, que en total  se estarían reponiendo más de 54 mil árboles por los 2.352 que se aprovecharán”, resaltó el funcionario.

“La Cam será muy exigente en lo que tiene que ver con el tamaño. La Corporación impuso a la compañía que se entreguen árboles de al menos 2.50 metros de altura al término de su mantenimiento para garantizar que sea autosostenibles”, explicó Cuéllar.

Lo que se busca es que sean árboles nativos, que correspondan o tengan identidad con los que serán reemplazados, pero que también sean compatibles con la arquitectura que requiere el nuevo diseño vial, sin afectar el medio ambiente y la naturaleza.

“En atención a que un importante número de los árboles que se aprovechará está dentro de la zona de riesgo vial, que corresponde a 4 metros a la orilla de la carretera, y como será ampliada en promedio entre 2 y 2.50 metros y adicional hay que dejar 4 metros de franja en cada lado, es allí donde por seguridad vial se hace ese aprovechamiento de árboles”, manifestó.

Para Cuéllar Medina, lo que se busca es que a lo largo del eje vial se desarrollen buena parte de estos árboles y los otros se siembren en zonas de abastecimiento y nacimiento de acueductos que defina la comunidad de los municipios de la jurisdicción vecina a la rehabilitación de la vía.

“De los árboles que serán compensados, más de siete mil serán sembrados a lo largo de la vía principal y el resto se propone plantarlos en coordinación con las fuerzas vivas de los municipios y comunidades en ecosistemas estratégicos. En zonas de abastecimiento de acueductos de cabeceras municipales o veredales, que defina la gente”, sostuvo el Director.

Utilidad de la tala

Para el aprovechamiento de la madera afectada, se busca utilizarla con fines sociales vinculando a diferentes instituciones del departamento que beneficie a los poblaciones del área de influencia de la carretera.

“Producto de las lecciones aprendidas en la construcción de El Quimbo, autorizado por la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, ya hemos dialogado con la compañía constructora para que buena parte del material forestal sea aprovechado en obras sociales en  Rivera, Neiva y Palermo, a través  de unos convenios que estamos desarrollando con el Instituto Nacional Penitenciario, que tiene talleres apropiado”, concluyó Cuéllar.

Tomado del diario la Nación